Actualidad

Con el paso del tiempo se continuaron adquiriendo nuevas especies, se reconstruyó y restauró todo lo que se había perdido y había sido dañado durante las épocas más difíciles, y se reformaron muchos de los hábitats animales, dándoles un aspecto más cercano al natural. Durante las últimas décadas, se ampliaron las comodidades y facilidades del parque, se modernizó la atención y la comunicación institucional del establecimiento.

El destino de prosperidad y la magia del Zoológico de Budapest parece no tener barreras: en el año 2007, los primeros rinocerontes nacidos por intermedio de inseminación artificial nacieron aquí. Una vez más en su esplendor, este maravilloso jardín zoológico que combina la belleza natural con el arte y la historia húngara, merece una visita.

A no confundirse con la sensación que pueden dejar algunos zoológicos en grandes ciudades del mundo, en el Zoológico de Budapest los animales son respetados, cuidados por especialistas, tienen el suficiente espacio como para vivir en armonía y el parque en el que se encuentra ubicado el zoológico se caracteriza por ser uno de los lugares más tranquilos y silenciosos de Budapest.